El Iberconsa tutea a Ilunion durante tres cuartos y exhibe defensa ante el recién ascendido Las Rozas

CD AMFIV:.

El conjunto de César Iglesias, al igual que hace siete días en el País Vasco, afrontó un intenso fin de semana con dos partidos separados apenas por unas horas aunque esta ver en tierras madrileñas. Como sucediera la semana pasada, la primera cita del Iberconsa fue de la máxima exigencia ante el todopoderoso Ilunion, vigente campeón de Liga y Copa, mientras que la segunda ofrecía la posibilidad de medirse a un recién ascendido como Las Rozas. Y también al igual que hace siete días, los vigueses regresan a casa con un saldo equilibrado tras perder el sábado pero haber ganado con contundencia el domingo y la confirmación de que el trabajo realizado en la pretemporada sigue el camino correcto.

 

En el partido del sábado frente a Ilunion, los pupilos de César Iglesias consiguieron mantener el equilibrio en el marcador hasta el intermedio (38-34, min.20) plantando cara sin complejos a un rival con el temible potencial que atesora el Ilunion. Sin embargo, un parcial de 6-0 nada más regresar a la pista después del descanso complicaba una situación que se puso ya excesivamente cuesta arriba en los seis últimos minutos de este tercer periodo. Porque los madrileños apostaron en este tramo del encuentro por una intensa y dura presión, con muchísimos contactos que los árbitros decidieron no señalizar como faltas, y con un parcial de 16-0 rompieron el partido (60-40, min.30).

Pese a que el ganador del choque estaba ya decidido, el Iberconsa Amfiv quiso sacar partido al último periodo para seguir avanzando en su preparación y se lo planteó como un nuevo encuentro a sólo diez minutos en el que seguir probando su defensa, que creó muchos problemas a los jugadores interiores de Ilunion, el trabajo de “mano ut” y las transiciones rápidas.

LAS ROZAS FDI - IBERCONSA AMFIV 38-64

En el encuentro de la matinal del domingo, el Iberconsa Amfiv se mostró muy superior a un rival que todavía tiene que acoplarse al ritmo y la exigencia de la máxima categoría. Con un buen trabajo defensivo y a base de contraataques, a pesar de varios errores propios en situaciones de uno contra cero, los vigueses lograron marcharse ya al descanso con una renta interesante (21-33). Una diferencia que ampliarían sustancialmente al reanudarse el encuentro después del intermedio para, poco a poco, ir estirando la brecha hasta el contundente 38-64 que reflejó el marcador final.

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information