Servigest Burgos ante el difícil reto de la permanencia

Servigest:.

El Servigest Burgos de División de Honor entra ya en la última fase de preparación para la temporada 2020/2021. A falta de apenas 10 días para el esperado inicio de la máxima categoría, la escuadra burgalesa va cogiendo poco a poco la forma necesaria para la comprometida temporada que le aguarda ya a la puerta de la esquina. Sin embargo, el equipo de Segunda División tendrá todavía que esperar su turno, ya que la situación sanitaria no le ha permitido poder retomar los entrenamientos, aunque esa categoría no tiene previsto su inicio hasta finales de año.

 

Conformar la plantilla para el retorno después de tantos años a la División de Honor no ha sido fácil. Desde el club la primera decisión fue confiar en el entrenador que había llevado al equipo hasta este logro durante los últimos cinco años. Una vez asegurada la continuidad de Rodrigo Escudero, tocaba el turno para la plantilla. Para el propio entrenador burgalés era muy importante asegurarse un bloque de jugadores que conocieran el club y supusieran una base sólida que representara el trabajo ya iniciado temporadas atrás. La consecuencia fueron las renovaciones de los clásicos Hélder, Cruz, Alvaro y Abdoul. Y también las del lituano Siaurusaitis (tercera temporada en el club) y del mexicano Arredondo que ya estaba el año pasado en el equipo. Con esa base después tocaba una inyección de juventud y físico que aseguraban los primeros fichajes confirmados, los del portugués Luis Domingos y los ingleses Will Bonner y Lee Fryer. Y ya para finalizar la plantilla, esta semana se han confirmado las incorporaciones de jugadores ya experimentados en competiciones internacionales, tanto a nivel de clubes como de selecciones, como son los polacos Andrzej Macek y Mateusz Filipski y el español Roberto Mena.

La plantilla ha sido confeccionada con el objetivo de la permanencia, ya que la primera temporada en la categoría siempre es muy difícil para un recién ascendido. Los burgaleses confían en haber conformado un plantel que se muestre competitivo en todos los encuentros, que no renuncie a nada y ello le permita celebrar a final de temporada el mantener su plaza con los mejores.

En palabras del entrenador, “la plantilla está equilibrada, nos permite diversas combinaciones y muestra una gran actitud en los entrenamientos”. Cuando se le pregunta a Escudero por una valoración más detallada, insiste en lo importante que era mantener un bloque de temporadas anteriores. “El hecho de que Helder, Cruz, Alvaro y Abdoul sigan supone asegurar una forma de trabajo que ya llevamos realizando mucho tiempo y que nos identifica. Ellos podrán transmitírsela a los nuevos. Además, para ellos es también una gran oportunidad de mejora y un premio después de todos estos años luchando por llegar hasta este punto. Lo mismo para las renovaciones de Siaurusaitis, que tiene un gran potencial y ya está plenamente integrado en la ciudad, y de Arredondo que , además, atesora una gran experiencia en la máxima categoría y es un jugador que aporta mucho al equipo ya que es muy versátil. Con ello nos asegurábamos que la mitad de la plantilla ya conocía nuestra forma de trabajo. A partir de ahí, las incorporaciones nos han permitido por una parte rejuvenecer el equipo y, por otra, dar un salto de calidad con jugadores ya contrastados.”

El preparador burgalés continua con su reflexión de este modo. “El atraer un bloque de jugadores que apenas sobrepasen los veinte años nos da un plus de intensidad y energía. Domingos mismo es todo energía e ilusión y ya demostró el año pasado en Ferrol que puede adaptarse bien a la competición. Por otra parte, Bonner es un jugador inteligente que nos puede ayudar en diversas facetas y Lee tiene un gran potencial y con mucho trabajo diario puede convertirse en un jugador que marque diferencias. Los tres deben ir a más durante la temporada, habrá que tener paciencia con ellos. Las últimas incorporaciones son de jugadores que ya tienen un historial en la alta competición. Macek lleva muchos años jugando en Italia y con la selección polaca, tiene las ideas muy claras a la hora de jugar y sabe asumir la responsabilidad. En Roberto Mena estamos viendo un auténtico líder dentro y fuera de la pista. Aportará experiencia y empuje para ayudar a que el club siga creciendo. Y será determinante por su lectura de juego y el plus físico que da en defensa. Para poner la guinda surgió la oportunidad de fichar a Filipski, que sería un jugador importante en cualquier equipo de la liga por su variedad de recursos ofensivos y su inteligencia en defensa.”

La pretemporada, como no podía ser de otro modo, ha sido atípica. Los partidos amistosos concertados se han ido anulando y sólo el pasado fin de semana su pudo jugar en Valladolid, aunque fue más un entrenamiento diferente ya que se disputó sin árbitros. En todo caso, después de tantos meses sin jugar, el mero hecho de desplazarse a otro polideportivo y probarse frente a un gran equipo ya supuso una auténtica alegría para el grupo y las sensaciones fueron muy buenas. Es probable que no se puedan disputar más amistosos hasta el inicio de la liga, que será el 31 de octubre en el Talamillo frente al Fundación Vital Zuzenak de Vitoria. “Desde el principio sabemos que va a ser una temporada extraña y no queda otra que irse adaptando a las circunstancias que la situación nos marque” concluye el entrenador burgalés.

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information