Inteligencia y entrega para ganar

BSR Valladolid:.

El Fundación Aliados demostró inteligencia, a la hora de abordar un importante partido ante un rival directo en la clasificación, como es el Amfiv de Vigo, y también entrega y capacidad de sacrificio, para acabar imponiéndose, con sufrimiento, al cuadro vigués, que llegaba a Valladolid después de ganar a Ilunion, pero que no pudo ante el trabajo colectivo de los vallisoletanos, cimentado en una buena defensa.

 

Los vallisoletanos, con la baja de Adrián Pérez, una pieza fundamental en el conjunto morado, salieron con intensidad y con ganas de demostrar su progresión, y supieron frenar a un rival que se encontró con el dominio de Jelmer en el juego interior, y con un intratable Hadiazhar en los lanzamientos, por lo que el primer cuarto finalizó con una ventaja de seis puntos (16-10).

Agustín Alejos hacía valer su experiencia y efectividad, pero el equipo dirigido por José Antonio de Castro, bien comandado por Ruggeri, se mostró muy serio y organizado en defensa y, además, lograba encontrar fluidez en ataque, con lo que pudo mantener su renta antes del descanso (26-20).

Tras la reanudación, el encuentro discurrió por los mismos derroteros, con un Fundación Aliados que sabía lo que tenía que hacer, que supo aprovechar a la perfección la envergadura de Elmer para controlar la pintura, y que abrió espacios para que Hadiazhar desplegara su calidad ofensiva, anulando así las cualidades del Amfiv, cuyo juego de ataque se centró, en gran medida, en Alejos. De ahí que los vallisoletanos consiguieran ampliar las diferencias hasta los doce puntos (42-30), al término del tercer cuarto.

Pero quedaban aun diez minutos por delante, y la eliminación de Ruggeri y de Hadiazhar, por acumulación de faltas personales, supuso un jarro de agua fría para el juego de los locales. Entonces, ese poderío de Jelmer en la faceta defensiva, junto a la entrega de jugadores como Robles y Soria, que disputaron los cuarenta minutos del encuentro, y de Rodrigo Pérez y Óscar Domínguez, adquirió una gran relevancia, y resultó determinante para que los vallisoletanos amarraran el triunfo.

Pocos peros se pueden poner a un equipo que lo dio todo y que tuvo que superar destacados handicap, como la baja inicial de Adrián Pérez, o la eliminación de Hadiazhar y de Ruggeri, a falta aun de cinco minutos para la conclusión. Al final quedó constatado que la unión hace la fuerza y, en este caso, el trabajo y el compromiso de todos los jugadores, tuvo la merecida recompensa.

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information