Servigest Burgos se desinfla en el último cuarto

Servigest:.

Se presentó el equipo burgalés en Badajoz con una baja de última hora, ya que un inoportuno cólico en la noche previa al partido impidió a Bonner poder acompañar al equipo. Aunque eso no impidió que llegara con las ideas muy claras de cómo afrontar su partido frente a Mideba. Servigest Burgos inició el encuentro de una manera fulgurante, con una defensa muy activa y unos contraataques muy efectivos. En dos minutos ya dominaba por 2 a 6, a mediados del primer cuarto era por 6 a 10, y tras un triple de Filipski y un rapidísimo contraataque de Macek que culminó Fryer se convirtió en un 7 a 15. Jorge Borba, entrenador local, se vio obligado a un pedir tiempo muerto que consiguió cambiar el ritmo del partido y parar la hemorragia, lo que permitió al Mideba llegar al final de los primeros diez minutos descontando hasta el 11 a 15.

 

De hecho, el partido se empató a 15 ya en el primer minuto del siguiente cuarto y una canasta de Bates completaba un parcial de 10 a 0 y ponía a los extremeños por primera vez por delante tras el 2 a 0 inicial. El aro se había cerrado para los castellanos sin la posibilidad del contraataque, ahora muy bien parado por los locales, y los lanzamientos exteriores burgaleses no entraban. La sequía anotadora fue cortada, como no, por Filipski para empatar a 17. El hasta entonces muy desdibujado Scott anotaba de media distancia para responder, pero de nuevo dos aciertos de Filipski permitían mandar por 19 a 21 a los visitantes. El partido era trepidante, un continuo ida y vuelta que veía como los equipos empataban a 23 a 25 y a 27. Con las espadas en todo lo alto, la defensa local subió la intensidad y los burgaleses perdieron el balón en sus últimos tres ataques, lo que fue aprovechado por los pacenses irse al descanso venciendo por 31 a 27.

Servigest Burgos no le perdió la cara el encuentro y Arredondo empataba a 33 ya en el minuto veintidós. El argumento se repetía constantemente. Cuando los burgaleses podían correr le hacían mucho daño a los locales. Si Mideba obligaba a jugar en estático a los visitantes, se podía marchar en el marcador. De este modo consiguió distanciarse 39 a 35 a mediados del tercer cuarto, pero, como no podía ser de otro modo, dos rápidas transiciones burgalesas empataban de nuevo el encuentro. Como en el anterior cuarto, en los últimos minutos Mideba supo ahogar la circulación de balón burgalesa, y aunque ahora los triples entraban, dos consecutivos de Macek y Filipski, los burgaleses tuvieron que afrontar por detrás el inicio de los últimos diez minutos, 51 a 45.

El último cuarto se le hizo muy largo al equipo burgalés. Aunque siguió remando, 59 a 55 a falta de siete minutos, las fuerzas empezaban a fallarle. Y se notaba en ataque, donde la defensa local ya no permitía ninguna alegría, pero especialmente en defensa, donde el movimiento de balón de Mideba acababa siempre encontrando a un hombre libre. La ventaja ya era franca para los extremeños a falta de cinco minutos, 66 a 55, y aunque dos canastas de Fryer y Filipski acercaban a los visitantes, el partido ya tenía un claro color local y se acabó inclinando del lado local por 73 a 61.

Para Rodrigo Escudero su equipo hizo un partido bastante completo, pero no lo suficiente como para ganar a un rival como Mideba que estuvo a un gran nivel ofensivo. “Contentos porque competimos durante cuarenta minutos pero tristes por no poder conseguir traernos la victoria para Burgos” resumía el entrenador burgalés, que se lamentaba de los errores en defensa que habían permitido segundas oportunidades y puntos fáciles a los locales.

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information