España se cuelga el bronce en Lyon al ganar 11 años después a Francia, su bestia negra

FEDDF:.

La selección española logró hoy la medalla de bronce en el Torneo Internacional APICIL 2018 de Baloncesto Femenino en Silla de Ruedas, celebrado desde el jueves hasta este sábado en la localidad francesa de Lyon, tras derrotar con comodidad en el último partido a Francia, que se había convertido en la bestia negra de España porque había ganado a la españolas en los últimos 11 años, tanto en partidos oficiales como amistosos.

 

El de Lyon fue una competición que las españolas guardarán en su memoria para siempre y que les sirvió para crecer en su preparación para el Mundial, que se disputará el próximo mes de agosto en Hamburgo (Alemania).

Además, se trata del primer torneo femenino amistoso disputado por España desde 2007, cuando consiguió una histórica medalla de plata en la III Copa del Mundo Paralímpico Visa, disputada en Manchester (Gran Bretaña) tras perder en la final contra Japón.

De hecho, 2007 fue un año mágico para el baloncesto femenino español en silla de ruedas porque en Manchester obtuvo la primera medalla en una competición internacional y logró el mejor resultado histórico en un Europeo (cuarta en Wetzlar, Alemania).

Además, en aquel año fue capaz de vencer por partida doble a Francia (39-29 en Manchester y 38-29 en Weztlar). A partir de entonces, las francesas se erigieron en eternas bestias negras hasta este sábado, cuando se enterró 11 años de derrotas de las españolas frente a las galas.

España compitió en Lyon con 10 jugadoras (Lourdes Ortega, Sonia Ruiz, Sira Moros, Beatriz Zudaire, Sara Revuelta, Vicky Pérez, Vicky Alonso, Almudena Montiel, Agurtzane Eguiluz y Veva Tapia), pero por diversos motivos nunca estuvieron todas disponibles en cuatro de los cinco partidos.

ESPAÑA 47-45 CANADÁ

El torneo de Lyon, celebrado sobre una pista de goma del Gimnasio SEPR y en general con temperaturas altas, comenzó de la mejor manera posible para España, que doblegó por primera vez en la historia a Canadá por 47-45.

Se trata de un triunfo muy meritorio teniendo en cuenta que las canadienses han sido tres veces campeonas paralímpicas (Barcelona’92, Atlanta’96 y Sidney 2000) y cinco del mundo (Stoke Mandeville’94, Sidney’98, Kitakyushu 2002, Ámsterdam 2006 y Toronto 2014).

El duelo entre españolas y canadienses fue muy igualado y rocoso. España sólo pudo contar con ocho jugadoras (Zudaire y Tapia se incorporarían después) y supo salir de la presión a toda pista de Canadá en el primer cuarto, que terminó con el triunfo momentáneo de las de Carrión (14-6).

Después, las canadienses apretaron en defensa, pero apenas pudieron recortar la diferencia al descanso (26-20), algo que sí ocurrió en el tercer cuarto (35-37). El último periodo estuvo muy equilibrado y las españolas supieron gestionar los momentos decisivos para hacerse con una victoria inédita ante la laureada selección de Canadá.

GRAN BRETAÑA 61-35 ESPAÑA

Posteriormente, España encajó la derrota más abultada en Lyon contra Gran Bretaña (61-35), que impuso físicamente la ley y necesitaron de la presión defensiva para irse al descanso por delante en el electrónico.

El encuentro se rompió en el tercer cuarto coincidiendo con un bajón físico y mental de las españolas (42-23), con lo que la victoria ya estaba decidida en los últimos 10 minutos.

FRANCIA 51-39 ESPAÑA

España terminó la fase de grupos contra Francia y perdió por 51-39, después de haber competido con solvencia contra Canadá y Gran Bretaña. Al equipo español le pudieron las imprecisiones, la falta de solidez defensiva y las dudas en el ataque ante la defensa presionante de las anfitrionas.

Además, Vicky Pérez se lesionó en un brazo durante el segundo cuarto, con lo que España sólo pudo contar a partir de entonces con ocho jugadoras.

Con ello, España terminó cuarta y última en la fase de grupos al salir malparada de un triple empate con Canadá y Francia, y por sólo cuatro puntos de desventaja en el basket average respecto a las francesas.

GRAN BRETAÑA 57-36 ESPAÑA

El torneo terminó este sábado con los partidos de play offs. España, cuarta en la fase previa, se enfrentó a Gran Bretaña, campeona del grupo, y cayó por 57-36, pero el marcador no refleja a las claras lo que se vio sobre la pista del Gimnasio SEPR de Lyon.

De hecho, las españolas perdían al descanso sólo por dos puntos (24-22) y la desventaja siempre era inferior a 10 puntos hasta a falta de cinco minutos, cuando tres contraataques consecutivos de las británicas pusieron tierra de por medio.

Las defensas altruistas, saliendo a las ayudas, dio sus frutos en España ante un rival que hasta entonces no conocía la derrota en Lyon y que tuvieron dificultades para anotar e incluso para rotar a sus mejores jugadoras.

Además, el tercer cuarto dejó de ser el talón de Aquiles de España, que mantuvo el tipo hasta que quedaban cinco minutos, cuando el marcador se agrandó en favor de las británicas. Una de las notas positivas del partido fue que Veva Tapia jugó 40 minutos y aportó solidez defensiva, seguridad y acierto en ataque.

ESPAÑA 62-44 FRANCIA

Después de la trayectoria anterior, España y Francia volvieron a verse las cartas en el partido por el tercer y cuarto puesto, otro duelo más en la particular guerra psicológica que ambas selecciones vienen manteniendo desde hace más de una década.

De hecho, la estrella francesa, Marianne Buso, no jugó las semifinales y otras compañeras destacadas estuvieron más tiempo que de costumbre en el banquillo para reservarse con vistas al encuentro por la medalla de bronce.

Lo que ocurrió es que la defensa de España anuló a las francesas, acostumbradas a salir en tromba para gestionar el marcador a favor. Las pupilas de Carrión olvidaron sus complejos y dominaron todos los cuartos hasta elevar la ventaja a más de 20 minutos a falta de tres minutos, cuando el seleccionador español dio descanso a algunas jugadoras para que todas participaran de la fiesta, momento en que Francia aprovechó para recortar la diferencia en el luminoso.

El marcador se quedó en 62-44, algo inaudito porque España nunca había ganado con tanta solvencia a su eterno verdugo del país vecino y que cerró las puertas a las españolas en numerosas ocasiones para competir en campeonatos del mundo o Juegos Paralímpicos.

El seleccionador español femenino de baloncesto en silla de ruedas, Abraham Carrión, destacó que el torneo fue “tremendamente positivo” para España por las victorias contra Canadá y Francia y porque sus jugadoras fueron las que más hicieron sufrir a las británicas, a la postre campeonas en Lyon. “Quitando el primer partido contra Francia, en todos los demás hemos sacado una nota muy alta”, sentenció.

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information