La selección masculina finaliza el mundial en 5ª posición

FEDDF:.
foto: Steffie Wunderl

La selección española masculina logró este domingo el quinto puesto en el Mundial de Baloncesto en Silla de Ruedas, su segundo mejor resultado en una cita mundialista, después de vencer con comodidad en el último partido a Polonia por 52-79 y de mostrar un nivel excelso tras quedarse apeada de las semifinales en un encuentro muy disputado contra Gran Bretaña.

 

El partido, celebrado en el edel-optics.de Arena de Hamburgo (Alemania), enfrentó a las dos selecciones que fueron de menos a más durante el torneo, puesto que supieron sobreponerse en los cruces a una fase de grupos en la que despertaron bastantes dudas en su juego. Entonces, el resultado era una incógnita después de que los dos equipos llevaran dos días de descanso y con buenas sensaciones al alza.

España y Polonia nunca se habían visto las caras en un Mundial ni en unos Juegos Paralímpicos y todos los partidos oficiales los habían jugado en Europeos desde 2009, cuando los polacos vencieron por 68-83 en los cuartos de final en Adana.

A partir de entonces, todos los triunfos eran de la Roja sobre ruedas: 47-64 en la fase previa y 71-65 en la lucha por el bronce en Nazaret 2011, 63-45 en la fase previa en Fráncfort 2013, 82-81 tras una prórroga en el grupo previo y 56-47 en el primer duelo por el quinto al octavo puesto en Worcester 2015, y 59-70 en la previa y 85-70 en el duelo por la quinta y sexta plaza en Adeje 2017.

Además, en este siglo habían disputado varios partidos amistosos resueltos con victoria española: 75-39 en un torneo en Oviedo en 2003, 79-67 en La Bréde (Francia) en 2007, 57-55 y 66-80 en Walbrzych (Polonia) en 2016, 47-56 en Walbrzych en 2017 y 52-68 en el Continental Clash jugado en Sheffield (Gran Bretaña) el pasado mes de julio.

Por tanto, España llevaba nueve años invicta contra Polonia y hoy se ha vuelto a confirmar esa supremacía, que ha servido para que la selección española conquiste el quinto puesto en el Mundial de Hamburgo, el segundo mejor en un campeonato del mundo sólo por detrás de la cuarta plaza de Incheon 2014, pero mejor que la sexta de Sidney'98 y la séptima de Brujas'73, Tampa'79 y Edmonton'94.

Lo que se vio hasta el descanso era la mejor España del Mundial, puesto que jugó a una velocidad endiablada, con intensidad y concentración, y bordando el mejor juego que puede hacer.

Sólo fue por debajo en el marcador tras la canasta inicial de Dominik Mosker. A partir de entonces, el rodillo rojo comenzó a ir destrozando a los polacos poco a poco.

De hecho, la ventaja llegó a los 10 puntos cuando apenas se habían jugado cinco minutos (6-16) y se incrementó al acabar el primer cuarto (14-26), con Agustín Alejos, Pablo Zarzuela y Amadou Diallo llevando la batuta anotadora.

Cuando el segundo cuarto había consumido sólo minuto y medio, la ventaja alcanzó los 20 puntos (14-34), una barrera que nunca más se franqueó. España jugaba a placer, con Jordi Ruiz estratosférico en sus lanzamientos exteriores y Pablo Zarzuela rematando contraataques veloces, mientras la aguerrida defensa desarbolaba los ataques de Polonia, ya rendida al descanso (22-50) tras un triplazo lejano sobre la bocina y contra tablero de David Mouriz.

SEGUNDA PARTE

Los españoles jugaban entonces a ritmo de récord y parecía que podrían superar los 85 puntos encestados en el Europeo de Adeje 2017 o los 89 que endosaron a Chequia en el de París 2005. A poco más de dos minutos y medio para el intermedio, Pablo Lavandeira, uno de los jóvenes valores de la cantera nacional, debutó en el Mundial y no volvió más al banquillo.

Sin embargo, la intensidad bajó en el tercer cuarto, puesto que el partido estaba completamente roto. Polonia recortaba diferencias tímidamente, pero España no se dejó intimidar.

De hecho, Lavandeira robó dos balones consecutivos que terminaron con éxito en sendos contraataques, uno culminado por él y otro por Amadou Diallo cuando ese periodo languidecía, que terminó con 38-61.

En el último cuarto, los dos seleccionadores situaron en la pista a jugadores menos utilizados en el torneo para que todos disfrutaran de minutos y se vio rodar a algunos jóvenes valores de ambas canteras, tanto Lavandeira, Ortega y Onrubia por España como Kozaryna y Kornacki por Polonia. Al final, el marcador se quedó en 52-79.

Pablo Zarzuela (24 puntos y 7 rebotes), Agustín Alejos (14 puntos y 5 rebotes) y Jordi Ruiz (14 puntos) fueron los más determinantes en la escuadra española, al igual que Dominik Mosler (10 puntos y 5 rebotes), Andrzej Macek (10 puntos y 5 rebotes) y Mateusz Filipski (9 puntos) en la polaca.

"RECUPERAR SENSACIONES"

El seleccionador español, Óscar Trigo, comentó a feddf.es que España fue "de menos a más" en el Mundial. "Empezamos con muchas dudas en nuestro juego y poco a poco, en los momentos importantes, hemos crecido y hemos competido, que eran los primeros objetivos para nosotros: competir, encontrar las sensaciones de la selección y crecer", apuntó.

Trigo indicó que el equipo demostró en a partir de los octavos de final que tiene "mucho talento y que cuando juega confiando en sus posibilidades somos muy competitivos".

"Contra Japón, con una situación difícil tras tres derrotas, fuimos capaces de pasar un cruce importantísimo. Contra Gran Bretaña, sabiendo que era de los equipos con mejor baloncesto continental, competimos desde el minuto uno hasta casi el final. Gamos a Turquía, la campeona de Europa y eso siempre tiene valor. Y en el quinto y sexto puesto hacemos una de las tres mejores primeras partes del torneo, jugando un baloncesto de mucha velocidad contra Polonia, que ha demostrado que si le dejas jugar lleva el partido a donde quiere", explicó.

El técnico comentó que, finalmente, la selección logró "recuperar sensaciones para preparar el próximo Europeo, importantísimo porque sólo tenemos cuatro plazas para los Juegos Paralímpicos de Tokio y vamos a tener que luchar a un nivel superior".

Por su parte, Amadou Diallo destacó que el equipo acabó "de la mejor manera, con victoria, aunque no era el resultado esperado, pero estamos bastante contentos con el campeonato".

"A pesar de haber perdido los tres primeros partidos hemos ido creciendo, hemos creído, hemos sido fieles a nuestra filosofía y hemos quedado quintos, que no está nada mal. El equipo ha recuperado las buenas sensaciones y ahora a pensar en el Europeo del año que viene con vistas a Tokio 2020", dijo.

Pablo Lavandeira indicó a feddf.es que el partido contra Polonia comenzó con dominio español desde el principio y que, personalmente, ha tenido "la oportunidad de debutar en una competición oficial con el campeonato del mundo". "Muy buenas sensaciones personales y el equipo ha estado inmenso", añadió.

Ignacio Ortega, que también se estrenó en un Mundial, indicó que el equipo tenía "ganas de acabar en una buena posición, ya que en el Europeo de Tenerife quedamos peor de lo que esperábamos". "Hicimos muy buenos partidos. Contra Gran Bretaña, que es un rival muy fuerte todos los años, hicimos un gran partido y nos quedamos a las puertas de las semifinales", apuntó.

"EXPERIENCIA INOLVIDABLE"

David Mouriz, uno de los veteranos de la selección, subrayó que "al final lo importante era acabar bien". "Empezamos mal, conseguimos pasar a octavos como últimos de grupo. Nos enfrentamos a Japón y ganamos. Competimos contra Gran Bretaña y, tras la dura derrota, supimos reponernos con un quinto puesto que no sabe mal", apostilló.

Fran Lara reconoció que esperaba "otras expectativas" en el campeonato. "Empezamos con muchas dudas los tres partidos de la fase de grupos. El lado positivo es que supimos sobreponernos y ganamos a Japón, que nos dio confianza. El quinto puesto es positivo, dado que empezamos bastante mal, y al final nos vamos con un sabor agridulce porque la quinta plaza no es lo que esperábamos. El deporte es así", comentó.

Pablo Zarzuela señaló que España comenzó el torneo "con bastante infortunio" sobre todo en las segundas partes, que fueron "bastante flojas". "No conseguimos tener la misma intensidad y concentración y eso nos pasó factura. Pero poquito a poco fuimos cogiendo consistencia los 40 minutos, que lo necesitamos en una competición tan exigente como ésta", comentó.

El jugador jerezano agregó: "Hemos ganado a la campeona de Europa y hemos tuteado hasta el último minuto a la subcampeona de Europa y finalista del Mundial. Nuestro rendimiento ha sido bueno en los últimos partidos. Creo que hemos encontrado el camino para seguir trabajando y conseguir el año que viene disfrutar en el Europeo y conseguir la clasificación para nuestros terceros Juegos Paralímpicos consecutivos", recalcó.

Y Óscar Onrubia, que también se estrenó en un campeonato oficial, indicó que el Mundial comenzó "con un poco de disgusto para nosotros porque perdimos los tres partidos de la fase de grupos, lo que hizo quedarnos con un mal sabor de boca".

"Llegamos a octavos de final y el equipo supo competir cuando tenía que competir. Gamos en octavos y contra Gran Bretaña en cuartos estuvimos ahí hasta el último minuto. Pero queríamos más. Después vinieron Turquía y Polonia y nuestro nivel avanzó cinco pasos de más. Demostramos que la selección española se pone a competir no nos para nadie. Para mí, como novato que soy, ha sido una experiencia inolvidable y espero poder repetir", concluyó.

Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information